Bolsas de madera papel kraft

A diario usamos infinidad de tipos de bolsas, bolsas de madera, de tela, de cartón, de plástico…

Las bolsas de papel de madera están generando tendencia, y se prevé su aumento, por la inclinación hacia la compra de productos a granel.  Con el objetivo de abandonar el uso masivo de las bolsas de plástico. Las bolsas de madera son en su mayoría bolsas ecológicas.

Todo tipo de bolsas de madera

 

En esta página encontrarás una gran variedad de bolsas de madera:

  • Bolsa de papel tipo sobre
  • Bolsas de papel madera kraft
  • Bolsas para botella de vino de madera kraft
  • Bolsa papel sulfito/kraft
  • Bolsas de madera con acabado estucado
  • Bolsas papel kraft misionero madera
  • Bolsas de papel madera
  • Bolsas para llevar (take away)
  • Bolsas de madera con acabado cartulina
  • Bolsas de papel gofrado o estampado
  • Sobres con cinta autoadhesiva
  • Bolsa de asa retorcida
  • Bolsitas para golosinas
  • Bolsas de cartón duro
  • Bolsa de papel madera sin asa
  • Bolsa de asa cordón
  • Bolsas de papel madera originales
  • Bolsas de asa plana temáticas o simples

Bolsas y cajas de papel madera kraft

Bolsas y cajas para envolver regalos

Sobres de papel kraft

Envoltorios de papel o biodegradables para alimentos

Bolsas de madera para botellas (vino, cava…)

Fabricación de bolsas de papel madera

El material: pasta de celulosa

La técnica usada es la de pulpeo al sulfato. El material base es el que proviene de la transformación de fibras de madera en pasta de celulosa.

A partir de esta pasta es con la que se fabrica el papel, siempre a base de maderas blandas, como el pino o el abeto de las que se extrae la pulpa de madera. Revisa nuestro post explicando los distintos tipos de madera.

Hay también plantaciones de eucalipto, pero no son tan sostenibles, pues es un árbol que crece muy rápido debido a la absorción descomunal de agua, siendo prácticamente una especie tóxica. Además la pulpa para generar papel de madera sólo se extrae de su corteza.

 

Proceso de fabricación

Separación de las fibras (despulpado)

La primera parte del proceso es la separación de las fibras de celulosa. En su primer uso hablamos de fibra virgen, y si se reutilizada se denomina fibra reciclada.

Las fibras están unidas por un material llamado lignina, que hace el efecto de pega. Esta separación se puede hacer:

  • Moliendo la madera
  • Disolviendo la lignina con calor o químicos

En el caso de que se quiera blanquear el papel, lo siguiente que se efectúa es añadir almidón o arcilla a la mezcla, y posteriormente lejía, lavandina, peróxido de hidrógeno o cloro

Formación  y prensado

Posteriormente las fibras se mezclan con agua en un gran depósito llamado pulper.

El siguiente paso es conducir las fibras a los rodillos donde se evacua el agua por presión, vacío, gravedad y secado. El resultado es una hoja de papel inmensa que se enrolla en una bobina.

El paso final es cortar el papel de la bobina en diversos tamaños.

 

Pasta de celulosa pura o blanqueada

Para la mayoría de bolsas de madera se usa la pasta de celulosa directamente sin blanquear. Con ello conseguimos un producto reciclable y biodegradable, siendo esta opción las más óptima para el medio ambiente (y como es habitual la más económica).

Y es que una vez puesto el material de desecho a compostaje en unas pocas semanas ya ha terminado el proceso, pudiendo usarse para abono u otros usos.

Estas son las conocidas bolsas kraft, ampliamente usadas a día de hoy por los comercios.  Y es que se han dado cuenta que estas bolsas de papel madera son respetuosas con el medio ambiente, siempre y cuando las explotaciones sean sostenibles y estén reguladas. Para ello existen entes certificadores como PEFC y FSC.

A las bolsas de madera se le suelen añadir logos de empresas interesadas  o serigrafías (o flexografías). Es conveniente el uso de tintes en base de agua para que el producto final siga siendo 100% ecológico.

 

Certificaciones mundiales PEFC y PSC

Ambas certificaciones son reconocidas a nivel mundial, con objetivos similares, la implementación de prácticas sostenibles en la gestión forestal. Mantenimiento de los hábitats naturales y el respeto por las comunidades locales.

Los certificados garantizan una explotación forestal responsable.

El Forest Stewardship Council (FSC)  nació a principio de los 90 con el apoyo de Greenpeace, Friends of the Earth y WWF entre otros. Su misión inicial era atender las quejas de los consumidores referente a la tala indiscriminada y sus efectos sobre el cambio climático.

El Programme for Endorsement of Forest Certification (PEFC) nació en 1999 para garantizar la gestión sostenible de las esplotaciones forestales. Ambas asociaciones se podría decir que son complementarias.

Revisa que los productos que compras tengan la etiqueta  de una de estas dos certificaciones para garantizar que su origen está controlado y es sostenible.

Habrás visto que el uso the bolsas de papel madera sin tintar es una opción muy ecológica.